Programa Andres

Centro de atención
de adicciones
Llamanos, podemos ayudarte
(011) 4743.8414
¿Soy un adicto?
Tengo en mi vida alguna relación con algún objeto, persona o situación...
  1. ¿Que se haya convertido en una obsesión?
  2. ¿Que ocupe mi mente y no me permita disfrutar o hacer libremente otras cosas?
  3. ¿Que me produzca angustia o displacer indistintamente por exceso o por ausencia?
  4. ¿Que me dé vergüenza comentar o mostrar y se convierta en un secreto?
  5. ¿Que a pesar de tener conciencia de todo esto no puedo evitar, cortar o resolver?
Los 4 pasos
  1. Aceptá el probema
    Reconocé honestamente los motivos que te llevaron al consumo. Y que está fuera de tu alcance solucionarlo solo.
  2. Hablá con tu familia
    Ya lo saben o sospechan. Y eso los afecta a todos. Deciles por lo que estás pasando y contales tu sufrimiento.
  3. Hablá con tus amigos
    Ellos tienen que saber que estás en un problemas y querés solucionarlos. La ayuda puede llegar de lugares insospechados.
  4. Buscá ayuda profesional
    Es muy difícil transitar solo el camino de la sanación.
Las necesidades del drogodependiente que accede a un tratamiento:
  1. Necesidad de cambio: potencial y motivación.
  2. Tiempo para cambiar
  3. Cambio en positivo.
  4. Acción para el cambio.
  5. Cambio para sí mismo.
  6. Cambio en sus relaciones sociales.
  7. Aprender para poder cambiar.
Efectos a los 6 meses de tratamiento
  1. Abstinencia Total.
  2. Atención enfocada en el verdadero problema fuera de la droga. 
  3. Capacidad de manejarse con autonomía.
  4. Paso a la fase de acción de cambio.
  5. Generación de conductas alternativas al consumo.
  6. Modificación positiva del Entorno.
  7. Reconocimiento y control de estímulos impulsivos.
  8. Asume compromiso y responsabilidad.
  9. Aprende a defenderse del maltrato recibido.
  10. Fortalece las relaciones de ayuda: 
La presencia de estas variables tiene relación directa con el éxito terapéutico.
“De nuestros miedos nacen nuestros corajes, y en nuestras dudas viven nuestras certezas.
Los sueños anuncian otra realidad posible, y los delirios otra razón.
En los extravíos nos esperan los hallazgos porque es preciso perderse para volver a encontrarse”.
Eduardo Galeano